Super Skills

Tratamiento innovador dirigido a menores de 6 a 12 años que se preocupan demasiado, se muestran tristes, se valoran negativamente y les cuesta relacionarse

Super Skills

Súper habilidades para mejorar su estado de ánimo, aprender a relacionarse, afrontar los problemas eficazmente y fortalecer su autoestima

Super skills

Aplicado por psicólogas y psicólogos especializados en terapia psicológica infantil

¡Bienvenidos/as!

El equipo de Super Skills os da la bienvenida a su página web. En ella podrán conocer más información acerca del innovador programa de tratamiento que ha demostrado su eficacia en la disminución de la ansiedad y depresión de niños y niñas entre 8 y 12 años, así como en la mejora de su autoestima, sus habilidades sociales, y el aprendizaje de estrategias para afrontar situaciones difíciles.

¿Qué son los trastornos emocionales en la infancia?

Los trastornos emocionales son alteraciones del estado de ánimo de niños y niñas, que se manifiestan a través una serie de cambios en su humor y comportamiento. Algunos síntomas característicos que podemos detectar en nuestros/as hijos/as son: tristeza y apatía, preocupación excesiva, irritabilidad, cansancio físico, problemas para dormir (insomnio, pesadillas...), pérdida del apetito, dolores físicos (dolor de estómago, dolor de cabeza...), dificultad para relacionarse con otros/as niños/as, malhumor o comportamiento agresivo, facilidad para llorar, dificultades escolares (disminución de la concentración y el rendimiento académico, desmotivación...), etc. La prevención de los problemas emocionales requiere una identificación temprana, y para ello es importante que las personas que conviven con los niños y niñas, es decir, la familia y el profesorado, observen éstos cambios y puedan detectar la presencia de síntomas emocionales en los/las menores.

​¿Cómo puede el programa ayudar a mi hijo o hija?

SUPER SKILLS es un tratamiento innovador dirigido a mejorar el estado emocional de niños y niñas con tendencia preocuparse demasiado y a sentirse tristes, con problemas de autoestima, tímidez o problemas para relacionarse con sus compañeros y compañeras. Los niños y niñas que han recibido el tratamiento en otros países han mostrado tras la intervención una mejor autoestima, mejores habilidades sociales, mejor estado de ánimo y más recursos para afrontar situaciones que les preocupan.